Tierra Adentro

Recuerdos

0 208

KIN WU’YIK LE K’IINA’ JACH CHICHAN bey jump’éel tuunich tu taan in xaanabe’ ma’ je’bix ka’ache’, kin wu’yik ka’ach jach nojoch bey jump’éel naj chuup yéetel buuts’e’ yéetel xan k’ajoolta’an t’aano’obe’.
Portada de "El jardín de los ídolos", de Georgina Moctezuma. Colección Tierra Adentro, FCE. 2023.
0 456

Acudía a ese lugar todas las noches, esperando que al amanecer los ídolos abandonaran el sueño conmigo, convertidos en figuras sustanciales, graves y silenciosas, con el peso y la consistencia de las piedras.
Portada de "El Ruletista" de Mircea Cărtărescu. Editorial Impedimenta, 2010.
0 574

Sueño, delirio, creación y realidad, conceptos opuestos entre sí, se hermanan en las ficciones de Mircea Cărtărescu.
Kazuo Ishiguro, 2017. Fotografía de Frankie Fouganthin, recuperada de Wikimedia Commons (CC BY-SA 4.0)
0 335

“Una de las cosas que me fascina es determinar cuándo es mejor recordar y cuándo es mejor olvidar.
Fotografía recuperada de Flickr (CC BY 2.0)
0 318

  ¿Te acuerdas cuando nos amarrábamos con las manos vacías dedos de lodo, hartas las uñas de venenos; cuando caminábamos pensando que cambiaríamos el mundo y el mundo nos aplastó como a pulgas sedientas de hasta quince veces su propio peso; y nos iluminamos los ojos con diamantinas de colores, bebimos del tártaro tarro de necesidades mentira y lloraste abrazando mis pies en casa de mi madre, y te metiste forzando la chapa dejaste libros y regalos, donde supuestamente el hambre quince veces sentida, se coaguló en un solo chiquifrasco? Frasquito de corcho plástico que aún guardo en esa caja de madera morada que no tiro porque me hace acordarme, de que finalmente, forzaste la chapa?   ¿Te acuerdas… …de que bajo la noche del 21 de diciembre, cuando jugaba a las hadas y bailaba junto al fuego, sin nombre de tan primitivo, y tú soñabas mujeres hindúes se me rompió por primera vez y como nunca la noción de amarte?, ¿de cuando supe que tenía que jalarme del centro el eclipse de mi vientre y sumirlo a la noche para no empantanar mi diáfana proyección de vida, porque tus necedades y dedos anaranjados, por los cheetos torciditos, me hicieron darme cuenta de que las palomitas que arrojaste en el Oxxo fueron todo tu ejemplo de vida y mundo ¡y qué cosa, qué cosa, de qué le ibas a llenar las pupilas y la cóclea a los frutos mellizos que se tragaban mi ombligo?   A veces yo sí me acuerdo, cuando lavo tranquila los trapos con que limpié las repisas donde se duermen los libros y les veo salir el cochambre a chorros y pienso en el aire sobando mi nuca, la sensación de estar tranquila, la sensación de no merecer los trapos limpios, la brisa.
Ilustración realizada por Mildreth Reyes.
0 297

¿Bit’il xk’opoj te jna’jibal ta atojol?  Ya sk’oponon sok te sna’elal  k’ixin kajpel  te spasbey slok’omba abiil  ta jababet sbojch’al.
Ilustración realizada por Mildreth Reyes
0 470

Otro mundial de futbol comenzó y como cada cuatro años, en México genera una expectativa tremenda, no porque creamos que podemos ganarlo, sino porque queremos llegar a un quinto partido que nos haga estar entre los mejores ocho equipos del torneo.
Sede de Cartoon Network, en Atlanta, Georgia. Fotografía tomada por InSinU8, recuperada de Flickr (CC BY-NC 2.0)
0 694

Todo se queda justo donde lo dejaste Todo se queda, pero aun así cambia.