Tierra Adentro

Fantasía

Ilustración realizada por Mariana Martínez

Tsätslel cha’añ ma’añik ñajäñtyel   Aña’tyäñtytel yä’äch añ tyi uj tyi uj, añ ñajäñtyel ñäch’älbä mi ichaleñ tsäñsaya yik’oty ñajäñtyel k’uñtye’ wälwälñabä, mach juñlajalik isäkläñtyel weñlel, ka’bälob machbä añik ikisiñ mi ch’ämob, joñoñ mi kpekañkbäj ma’añik mikloty ñäch’tyälel kujil jiñi ik’yoch’añbä  wolibä ityilel tyi chämel k’iñ, k’ixiñ ik’ ity’añob wolibä its’uytyälob tyi jajbotye’, ach’päk’añbä lum che’ tyi yojlil ak’lel mi iloty ña’tyäñtyel, tyam ñatylel cha’añ yom ijisañ jiñi oño’ty’añ, tsatsbä ijap ik' ty’oxja’, jiñi chajk yä’äch añ mi ik’extyañ ibä cha’añ mi iyajñesañ majlel itsukulel yik’oty iyaxñalel jiñi k’iñil  tsa’ixbä ñumi cha’añ ma’añik käñi’bal.
Ilustración realizada por Mildreth Reyes
0 1052

Mi hermano murió por mi culpa y sucedió más o menos así: Después de muchos años de insinuarles a mis familiares de formas cada vez menos discretas, cada día un poco más humillantes, que hicieran caso de aquello que sin mucho furor ni éxito yo publicaba en algunas revistas digitales y, tras comprobar que era imposible convencerlos de que leyeran algo que sobrepasara la longitud de un twit, decidí soltarme.
Clive Barker, fotografía de Steven Friederich (2007), recuperada de Flickr (CC BY-SA 2.0)
0 743

Al escuchar el nombre “Clive Barker” vienen a la mente torturas, sangre, sadismo y mucho sexo, además de portentos que solo la imaginación de un genio podría concebir.
0 4593

Una serie de preguntas me atosigan de manera constante: ¿existe una literatura nacional, mexicana? ¿Sucede lo mismo con las creaciones de subgénero, aquellas conjuntadas en el término “no miméticas"La “mimesis” es la representación en el arte de la realidad.
0 5636

Desde sus orígenes —principios del siglo XIX— y hasta la actualidad, lo fantástico y la ciencia ficción han tenido distintos acercamientos teóricos y diversos intentos por definir sus características temáticas y estéticas.
0 3316

La literatura fantástica es, ante todo, una narrativa de la subversión.
0 2588

Amme se volvió hacia la olla y comenzó a batir con fuerza su contenido.