Tierra Adentro

Ma’n sap gu biapma’ mi’ pai’ kioka’ Tu’ suudai’. Ma’nim sap ba’ ba paxiaram mummu Mɨɨmɨbtam, mi’ sap ba tɨɨ ma’n gu tiyaa guilhim jix abhaar, sap ba’p jum aa’: “añ mo bha bhɨira’ dhi ubii na joidham jix abhaar”. Nat ja’k gɨi mu kia’mi’ñ sap ba’ ba umua’ ma’n gu xio’gi’ñ nam maap bhɨipo’ gu tiyaa jix abhaar nat mu tɨɨ Mɨɨmɨbtam. Ja’p sap tɨtda:

—Añ mo mummuni tɨɨ ma’n gu ubii, na joidham jix abhaar, jiñ palhbidha’ ap nach bhɨipu’. 

—Ea mai’ xi jiim dho —ja’p sap up kai’ch gu xio’gi’ñ—.

Mu mɨt sap ba’ giop ba ai Mɨɨmɨbtam. Mi’ sap dhu, oirɨ gu ubii joidham jix abhaar; gui’m sap mi’ ja’p mia’n jum o’ñchuka’ nam mu nɨi’ñdha’, no’t am dɨlh ji bii nam ba’ jotmɨda’ mu jimɨɨji pu bhɨika’ na cham jaroi’ ja tɨgia’. 

—Dhi’ jir dhi’ —ja’p sap kai’ch gu biapma’—. Dai ji na gu’ cham jir di’, gui’ nat tɨɨ’ dhi’ gu sɨpdhi’ñ, dai nat gu dai ma’nim tɨɨ, cham maatɨt ka nɨi’ñ ba’, jumai mɨt pɨx bhɨɨk ba’.

—Ep bha daa’ —ja’p sap tɨtda’ gu xio’gi’ñ—. 

Gui’ sap ba’ bhai’ pu daa up gio gui’ na jaroi’ pɨk mi’x jooñim, maap amɨt bhai’ pu tɨɨbirak gu ubii. Gui’ sap ba’ tɨi jum a’otdim gammɨjɨ na mɨt mui’ ji bhɨich, gui’ sap nam gux o’ju’ pu cham iam jɨ’x jum baiñkuñi’ñ. Agree’n am sap mu ua’ alh gammɨjɨ gu boicha’m, jix io’m gammɨjɨ ja’k sap u’xchɨr jam ba ua’, nam nai’ jix ɨxchuxim tɨɨbir na ba’ cham jaroi’ ja tɨgia’. Gook tanolh sap ba jur nam nai’ pu ɨ’ɨxchim, mummu mɨt sap pui’ ji aich na pai’ kio gu biapma’. Giilhim sap jix jijibbix na mɨt ka aich, sap alh gu nonbi’ñ anter jix ɨ’ɨlhpi’ gio jix ɨ’ɨrma’ nam agree’n bha da’ñchu’ gio nam mu tɨbairrim. Gui’ sap na gu’p jum otdim na gu pu cham ja maat nam jir jaroi’dha’ gui’ nam mi’p bua, cham jɨ’xkat sap pai’ ja nɨi’ñdhat, dai pui’ mi’ pɨx na mɨt bhai’ ji dhaa na mi’ ka tu ba’i’.

Gu dɨ’ɨ’n gu ubii tiyaa sap am ba tɨnɨɨra na cham pai’ aajim gu ubii tiyaa nat bai’gam, mui’ sap tɨi ba tu gaagam amɨt mu bibiatam. Sap cham pai’ jai’ch, dai sap gu ja’a’ñ mi’ ja’p daa su’ngɨm. Siari sap tɨi jix bhaam gu tu naan, na gu’ sap jup jum aa’ nat dɨlh jii. 

Gu gui’ sap nammɨ ji mɨk na mɨt ba bhɨich. Mu sap nam ba aichdhim mia’n, sap jup tɨtda am gu ubii, “cha’p tu a’nda’ na chich agree’n bham bhɨɨk, nam gu jich iobidha’”. Gui’ sap na gu gilhim bax chodan gio ka maat na jax jum duñia’ pui’ sap pɨx mi’ ba ja kaichuk nam jax chɨɨdim. 

Sap ba’ gu chio’ñ mi’ pai’ mia’n ka xi chianɨk na ka tɨnɨɨrada’, sap na ka tu a’mɨra’ na ubii ua’, sap ba’ gui’ mi’p pup tɨnɨɨra up. Ja’x sap mɨɨkim na mudɨr giop ba jim gu chio’ñ, sap ba’ mui’ ba baidhak nam ba’ tɨgia’ gu gɨ’korga’n gu biapma’, gui’ sap na mɨt ba tɨɨ nar jaroi’dha’ gio na jax pɨx ji chui’dhi’, sap giilhim pux chotdakɨ mɨt. 

—Uri jum ua’tulh apich ¿Jax kup ba’ dhi’ bha ja’k ua’? —ja’p sap tɨtda’ am—. Na gu sap dhi’ gu ja mar gui’ nam jir jix chu tumñigam.

—Gio jaiñ na jax pɨk tui’dhi’ ¿Piam ku pich agree’n bha bhɨɨk? 

— ¡Cham! —ja’p sap kai’ch—, ¿Jia na pich jix bhai’ kam bhañ oi? —ja’p sap up tɨtda gu chio’ñ gu ubii—.

Gui’ sap na gu jix chodan pui’ sap up kai’ch nat jix bhai’kam bha jii. Gio na gu sap dhi’ jano’ no’t palhɨɨp jaroi’ bhai’ bañ dhaa cham ka kɨɨka’ iñ, pui’ sap na ba’ gu ubii tiyaa cham ka bhai’ na jax chɨiya’ gio na jax jum duñia’, mi’ sap pɨx pui’ ba tɨ jɨ’ñdhim, gio na pui’ pɨx bam buim nam jax chiañim. Gu gɨ’korga’n sap gu chio’ñ pui’p chɨtda am sap na mi’ ba daaka’ nat ku mi’ ba aich gu ja mar gio na cham tu a’nda ni jɨ’x nat jax dhuk mu bhɨɨk gio no’t giilhim buimɨk. 

Pui’ sap ba’ gu gɨ’korga’n gu biapma’ ma ji chu aagam amɨt mu Mɨɨmɨbtam, nat kɨ’n mummu jum aich gu ja mar Tuk suudai’, gio ba’ na mɨt ba ji chu taa. Pui’ sap dhu giilhim jix bhaak am gu gɨ’korga’n gu ubii tiyaa, nam gu sap cham jɨ’xkat pai’ nɨi’ñdha’ gu biapma’ no’ mi’ pai’ ba oirɨ nam jax bax chu maat, no’ mi’ pai’ pɨk am jix bhai’ kai’ch, am tu palhbi’ñ, cham, cham jɨ’xkat. Gu ku’ na gu pui’ nam jax ba kai’ch sap cham ka kɨɨ’ gu ubii tiyaa na mɨt gu ba daa, dhu pui’ mɨt ba tu maa ku gi, sia chi gui’ tɨi cham aa’ gio na jix buam jum aa’, na gu cham pai’ jax ɨlhi’ñdhat na dhi’ ba oidha’ gu jaxchu’m ma’nkam na pu cham maat. 

Nat mui’ ba kiicham ba’ gu ubii mummu ja’k na mɨt pai’ ba tu maa, jɨ’k tanolh sap pɨx jix bhai’ chɨtdada’. Mi’dhɨr sap gu chio’ñ giilhim ba kokdada’, talhiarda’ sap na tu’ aiya’ no’ mia’n kaat sap bha buidha’, sia chi tu’ ku’a’ mɨimdam, tu’ tɨrbiñ, piam tu’ judai mu buidha’ cham jax jim aagɨt. Gu chio’ñ sap gilhiim jix jɨɨgamka’ sia chi cham jaroi’ pai’ jai’ch. Sap na bai’mɨra’, gui’ sap bhai’dhɨr ja’p mu tu kakobxi’ñdha’, ni ku iam jax jum a’nda’ na jai’ mui’ xi palhbi’ñmɨra’ na bha bhɨika’ gu suudai’, ja’pji sap dai na bax bhamka’ no’t palhɨɨp mɨɨkim gio sap na mu aiya’ dai na ba talhiaru’. Gu ja gɨ’kora’ jam sap pu cham jɨ’x iam up palhbui’ñdha’ siam chi nɨi’ñ na giilhim pɨx bua, xi bapki’ am sap pɨx mu ba’kchɨr nam ba’ cham tɨ kɇɇka’ sia jax chum kai’ch.

Gio na pai’dhuk ba tu maamarka’, sap gu chio’ñ pu cham jɨ’x iam mɨjɨ ja nɨnɨi’ñdha’ gu a’alh, ni nai am jai’ palhbui’ñdha’ na ja nuuka’nda’ dai pui’ nax bhamka’. Sap na pai’dhuk ɨlhi’ñdha’ bɨɨma’n xi bo’ji sia gui’ tɨi cham aa’, sia chi masa’n ta’m tɨ ɇɇ, siat chi kia’pɨx jum dua’ñ alhii kɨ’n, gui’ sap cham pu cham jax ɨlhi’ñdha’. Gilhim sap pɨx ji chɨtdada’ na jax cham jir am y dhi’ sap mo bhɨidhidha’ pɨx na pui’ tɨtdada’ na dhi’ cham bhax bhɨikam kat, ja’pji sap gu sɨpdhi’ñ ji nat jap joidham tɨɨ. 

—Gu ap mo’ mi’p ba buus jiñ boi’ am —sap jup tɨtdichu’nda’, gammɨjɨ—. 

Gui’ sap pui’ jix buam jim aagɨt duatgɨda’ ji gu’, mi’p tui’ñgɨda’ na gu jix ja da’ka’ gu mamra’n. Dɨlh gu ubii nai’ tɨi tu gaagidha’ gu maggɨm na ba ja uamxidha’ no’m bax kako’k gu mamra’n. Dɨlh tu gaagidha’ nam tu’ jugia’, dɨlh pɨx iam ji ja gɨ’ɨlh gu mamra’n, pui’ ji chu ñialhidhat, ji chum abiaridhat, na tu’ tɨɨgidha’, sia pu palhɨp ja ua’tulhi’ñdha’ gu a’alhchugi’ñ.

Mui’ oidha’ ba jur ji gu’ bhai’ pui’ ji bua’t am gu ubii, mɨkkat ba’ ma’nim ma tu ai jix io’m, bhaan dhi’ nat tu maraat sap pɨx bhai’ ji chu ai ja’p jix io’m mo, ma bhɨɨk amɨt mu na pai’ tum rimediotu’n, mum sap pu bia’ka’ mui’ chanolh, pu cham jum duañdhidha’ sap siam tɨi tu jur, pui’ nat ba’ gu xio’gi’ñ gu ubii sap ma ga’nñdham gu maggɨm na uamxidha’. Gui’ sap gu kuna’n gu chio’ñ pu cham jɨ’xkat mu tɨɨgim. Tum uañi’ñdha’ am gu mamkagɨm, gio nam mi’ jix bhai’ dhuñiidha’ gui’ nam mi’ tu rimediotu’n, gio gu jaja’nni’ñ dɨlh gu ubii jam mi’p tui’dhi’nda’, tu a’gi’ñchu’nda’ am na ba’ cham jax jum a’nda’, na ba’ ba dudhia’, nat gu sap dɨlh bam sintiiru. Dɨlh sap bam taañ gu muuki’ nam jix buam pɨx ji buada’. 

Mi’ pui’ juruuñ dhu sap mui’ chanolh, mui’ masa’n. Mɨkkat sap siari bhai’ ba ji dhua ji gu’, na mɨt gu gɇ’ ba tum uañ gu jaja’ni’ñ gio gu mamkagɨm gio ba’ dɨlh sap na gu jix ja da’ gu mamra’n. Dɨlh ba’ bam kapki nat ba’ gio bhai’p ji bam. Nat pai’ jix bhai’ bam kɨ’mpi, sap ba jii up gio bhammɨ na pai’ gu kuna’n, bhammɨ sap nat ai, sap gui’ bhai’ dhaa ji cham jax jim aagɨt, pɨx sap jix bhai’ kai’ch, ku gu’ sap jɨ’k pɨx jur gio sap up ba kokdada’, gu ubii nat gu bam chiagio nat bam  kabki sap cham jax ka ɨlhi’ñdha’ ji sia chi giilhim bua gio siachi mi’dhɨr ja’p giilhim tɨtda’. 

—Añ jumai bhɨira’ ji ubii —ja’p sap kai’chdha’—.

Gui’ sap jup tɨɨda’ —dhu jir am dhu —ja’p sap pɨx xi chɨɨda ji—. 

—Añ ba jimia’ ji —gam sap pɨx jup kai’dha’—. Gu ubii dai na tɨjɨɨgi’ñdha’.

Mi’p sap pui’ xi kai’chimɨk, dɨlh gu chio’ñ sap bhai’p ba ji chu ai, agree’n sap na jax cham jir am pɨx ba kai’chdha’, mai’x jimimka’ sap, gammɨjɨ sap tu chianda’ nam ba buidha’ gu tɨmkalh na gu sap mɨk jimia’, nam cham mi’ pu cham tu’p buixi’ñdha’, ja’p ji gu sap ba ai ji gu sintiirura’ na ba’ pui’ñi pɨx ba kai’chdha’ . Nam tɨi chianda’ na xim chianɨji piam no’m bax chiañikka’, gui’ sap dai nax bhaamka’, pui’ sap pɨx xi chɨ’ji na cham jir alhii kum ja’p tu chian. Cham mui’ jur, sap mu pai’ tu kokda, kuxir kɨ’n amɨt sap sɨi, pu cham kam dua’ñ ku gi.

Gu ubii dɨlh pɨx ji bii, dai jabɨɨm gu mamra’n. Jɨ’k oidha’ jix buam jum a’nda’ nat gu bɨma’n bhai’ kiokat gui’ na jir kuna’n kat. Mɨkkat, dɨlh pɨx jix maat nat jax jum buimɨk gio ba’ na ba tu ja a’gi’ñdha’ gu a’alh u’ub nam cham jax jum aagɨt sia jaroi’ giilhim pix ji ja tɨtda’ piam giilhim pɨx ja bua, xim kabka’nka’ am pɨx, dɨlh ja’p ba tum kai’chdha’, gio nam gu dɨlh tɨm bhɨidhidha’ gui’ nam giilhim kai’chdha’ piam nam giilhim tu buada’.

Lo que cuentan las mujeres o’dam

Que un joven vivía allá en Agua negra. Una vez fue a pasear allá en Las abejas, ahí vio a una muchacha muy bonita, y pensó: “yo voy a venir por esa mujer que está muy bonita”. Al regresar a su casa fue a pedirle ayuda a un primo para que juntos fueran por la muchacha bonita que vio en Las abejas. Que le dijo: 

—Vi una muchacha allá, que está muy bonita, ayúdame a traerla.

—A ver, camínale pues —exclamó su primo—.

Entonces llegaron otra vez a Las abejas. Efectivamente, ahí andaba la mujer muy bonita; ellos andaban por ahí escondidos y espiando, para que  al quedarse sola fueran de inmediato a llevársela y que nadie los viera.

—Es ella —dijo el muchacho—. Pero no era ella, la que había visto era su hermana menor, pero como la vio solo una vez, ya no la reconoció y se llevaron a otra.

—A ver, agárrala —le dijo a su primo—.

Entonces él la agarró y también el que se quería emparejar, juntos arrastraron a la mujer. Ella intentaba hacer fuerza cuando la empezaron a arrastrar hacia allá, pero como ellos eran muy fuertes, no pudo soltarse. La llevaban a fuerzas en el camino, más allá se la llevaron entre los matorrales, porque la arrastraban escondiéndola para que nadie los viera. Pasaron ya dos días así escondiéndola, hasta llevarla a la casa del muchacho. La llevaron toda arañada, sus manos estaban muy peladas y ensangrentadas porque la traían a rastras. Y también porque ella iba haciendo fuerza para zafarse porque no sabía quiénes eran los que la llevaban, nunca los había visto, hasta ese momento que la agarraron cuando fue por agua.

La mamá de la muchacha ya la esperaba porque no regresaba de traer el agua, fueron a buscarla al manantial. No estaba, solo encontraron el cántaro lleno de agua. Se enojó mucho la mamá  porque pensó que se había ido sola, pero a ella ya la llevaban lejos. 

Cuando ya se iban acercando, el muchacho le dijo a la mujer que no dijera que la llevaron a fuerzas, “porque nos van a pegar”. Como ella ya estaba muy asustada y ya no sabía qué hacer, optó por obedecerlos.

El hombre le dijo que esperara ahí cerca, porque iría a avisar que llevaba a una mujer. Ella se quedó esperando. Tardó un rato en regresar el hombre, entonces la llevó para que los papás del muchacho la vean, pero cuando vieron quién era y cómo iba, se asustaron mucho.

— Te endeudaste ¿Por qué te trajiste a ella? —le dijeron—. Era la hija de uno de los señores que tenían dinero.

—Mira cómo viene ¿Acaso te la trajiste a fuerza?

—¡No! —que dijo— ¿Verdad que viniste bien? — le dijo el hombre a la mujer–.

Como ella estaba aterrorizada dijo que vino por voluntad propia. En aquel entonces se pensaba que si alguien te tocaba tantito ya no eras pura. Por eso la muchacha ya no supo qué decir ni que hacer, solo afirmaba y hacía lo que le decían. Y los padres del muchacho le dijeron que ya se tenía que quedar porque su hijo ya la había llevado con ellos, y sin decir una palabra de cómo la llevó y cómo la trató.

Entonces, los padres del muchacho fueron a avisar a Las  Abejas, que llevaron a su hija allá en Agua Negra y comenzaron los rituales de la pedida de mano. Los padres de la muchacha estaban muy enojados, que porque nunca vieron al muchacho, como es costumbre, que anduviera por ahí de buena persona, que ayudara, pero no, nunca. Y como se dijo que la muchacha ya no era pura porque ya la habían tocado, la tuvieron que entregar. Ella no quería y estaba triste, porque nunca pensó casarse con una persona que no conocía.

Cuando la mujer se fue a vivir allá donde la entregaron, solo la trataron bien unos cuantos días. Después el hombre la empezó a maltratar, le pegaba con lo que encontraba, con un leño prendido, con una soga o una piedra, se lo lanzaba sin pensarlo. El muchacho la celaba mucho aunque no hubiera nadie alrededor. Que cuando ella iba por agua, él la espiaba, ni siquiera pensaba en ayudarla a traer el agua, solo se enojaba si se atrasaba y la golpeaba a su regreso. Los padres del muchacho ni siquiera le ayudaban a pesar de que veían cómo la maltrataban, se metían a la casa para no escuchar los ruidos. 

Y cuando tuvo a sus hijos, el muchacho ni siquiera era capaz de verlos, ni le ayudaba a cuidarlos solo se la pasaba enojado. Cuando quería se acostaba con ella contra su voluntad, aunque estuviera menstruando, y aunque recién hubiera parido, a él no le importaba. Le decía cosas feas y siempre le mencionaba que no la quería a ella, sino a su hermana menor a quién le había gustado.

—Tú te pusiste en mi camino —le decía, siempre—.

Ella siempre estaba triste y sobrevivía porque amaba a sus hijos. La mujer buscaba sola al curandero para que curara a sus hijos cuando se enfermaban. Buscaba que comer, ella sola creció a sus hijos, buscando en las casas, pidiendo fiado, lo que iba encontrando, aunque sea poco se los llevaba.

La mujer vivió muchos años en esa situación, una vez se enfermó gravemente cuando dio a luz, se la llevaron a la clínica, allá la tuvieron muchos días, y que no se curaba, por eso su hermano le buscó al sabio curandero para que la curara. Y su esposo nunca fue a verla. Los sabios oraban por ella, y los de la clínica la atendían bien, sus familiares estaban ahí con ella, le hablaban para que no se deprimiera más, para que se curara, porque le había dado la enfermedad del sentimiento. Ella pedía la muerte por los malos tratos que recibía. 

Duró varios días así, meses incluso. Luego empezó a curarse, porque sus familiares y los sabios oraron bastante y ella también porque amaba a sus hijos. Se hizo fuerte y por eso se levantó otra vez. Cuando se curó bien, se fue otra vez allá donde estaba su esposo, al llegar, vio que ahí estaba el hombre como si no hubiera pasado nada, estaba calmado, pero solo duró poco porque volvió a golpearla, pero como la mujer ya se curó y se volvió fuerte, ya no le afectaban mucho sus maltratos y comentarios.

—Yo voy a ir por otra mujer —que decía—.

—Pues está bien —respondía ella—.

—Ya me voy a ir —también decía—. La mujer solo afirmaba.

Así estuvo un tiempo, luego el hombre se enfermó, decía cosas sin sentido, que quería ir lejos, siempre mandaba a que le prepararan tortillas que porque se iba lejos, porque ahí solo lo ignoraban, pero era porque le había dado la enfermedad del sentimiento por eso estaba así. Cuando le pedían que buscara curación o le intentaban buscar curación, él se enojaba, solo decía que no era un niño para que lo mandaran. No duró mucho, se peleó, lo acuchillaron y ya no se curó de eso.

La mujer se quedó sola con sus hijos. Duró un tiempo triste porque se acostumbró a vivir así con su esposo. Al final, solo le quedó la vivencia y aconsejaba a las niñas que no hagan caso, aunque les dijeran cosas feas o las maltrataran,  debían ser fuertes, porque cosas siempre se dirán, y porque las personas que hablan mal y que son malas personas solos van adquiriendo males.

Similar articles