Tierra Adentro

El actor da media vuelta y el público descubre el corte en el pantalón, un rectángulo de tamaño suficiente para que en las últimas filas también vean las nalgas peludas. Se escuchan risas. El vello es excesivo, quizá por un truco del maquillista./p>

El teatro se vale de sus recursos escénicos, gráficos, lingüísticos y simbólicos para reflexionar acerca de la existencia, y lo hace con una gracia y simpleza que, en gran medida, escapa a otras artes. Asistir al teatro me intimida. Como estar acostado bocabajo con el pantalón desabrochado, media nalga de fuera, y la enfermera con una jeringa en la mano. «Va a arder como chile». No hay anestesia para el abrumador reflejo de lo real.

«Simplemente me parece curioso que el vínculo que tenemos sea tu ropa sucia»

Celeste Espinoza es autora de La interesante historia del origen de la palabra ciclo, obra acreedora al Premio Especial del Jurado por ópera prima en dramaturgia en el Segundo Festival de Artes Escénicas de Baja California. Esta obra se ha montado en Monterrey, Tijuana y Xalapa, y participó en la 35 muestra Nacional de Teatro.

La interesante historia del origen de la palabra ciclo presenta a Susana, empleada de una lavandería, y a Juan Carlos, un tipo bastante común con una aparente obsesión por lavar la ropa con demasiada frecuencia. Eso, o de verdad le gusta la tal Susana.

La obra desarrolla las sutilezas detrás de las relaciones sociales: boy meets girl, pero en una lavandería. Los protagonistas comparten un refresco, conversan, se malinterpretan por ignorar el contexto del otro, sin embargo, es la ropa sucia y el olor a suavizante de tela lo que los une. Claro, estos elementos cobran fuerza simbólica y al final, de lo que se está hablando es de la fragilidad de nuestros vínculos afectivos, la influencia de lo superficial, la banalidad disfrazada de fortaleza por miedo a mostrarnos vulnerables.

Conforme transcurre la obra, la relación entre los dos personajes se convierte en un paralelismo con los ciclos de lavado. El prelavado o planteamiento, la preparación para quitar las manchas más arraigadas es indispensable para eliminar la carga del pasado, las limitantes del presente. El lavado regular o desarrollo es donde sucede el grueso de la acción: la emoción de Susana al creer que Juan Carlos la visitará porque es martes y él siempre va los martes, aunque también los viernes y hasta los domingos. Luego el ciclo delicado o el clímax, cuando la tensión debe manejarse con cuidado para minimizar el riesgo de romper la delgada tela que protege el orgullo de dos almas humanas. Y cierra el ciclo de presión permanente o resolución, el más suave, que enjuaga la ropa con agua fría, para apagar cualquier remanente de fuego.

La interesante historia del origen de la palabra ciclo deja la sensación de que la vida no es muy diferente a las jornadas en una lavandería: la monotonía de los sonidos, la ropa perfumada artificialmente por el suavizante, el trajín de los clientes primerizos que no saben usar las máquinas y la desalentadora conclusión de que incluso a los más picudos se les va un calcetín rojo entre la ropa blanca.

«Reconocernos es de diario. La fama es otra cosa»

La obra se llama Punto y aparte. El dramaturgo es Jandro Chapa.

Lo primero que me dice Jandro es que no se considera un dramaturgo en forma. Más bien, se ve a sí mismo como un director que gusta de escribir las historias que cuenta. Marcar la diferencia debe ser importante para él, pues lo ha comentado en otras entrevistas. A mi entender, el proceso creativo genera un producto: la obra, y eso es lo que cuenta. El proceso es una anécdota interesante que pierde relevancia si el producto decepciona. No, Punto y aparte no decepciona.

El tema eje es la fidelidad: ¿engañas, te engañan o te engañas? Los juegos de poder en las relaciones se definen respondiendo a esas preguntas. La obra sigue una estructura donde las líneas argumentales intersectan en diversos puntos sin llegar a volverse confusa. Lo que se consigue —por el contrario— es elevar la tensión, prolongar el momento previo al clímax y una resolución efectiva. El humor está presente desde el inicio hasta el final, apoyado por diálogos verosímiles, ágiles y concisos; son pocos los diálogos de más de una oración.

Desde un inicio es evidente la trascendencia simbólica del espacio: tres planos en el escenario se urden de forma inteligente conforme se despliega el argumento, se conectan con fluidez y apuntan el reflector sobre los varios conflictos entre los personajes.

En los espacios se manifiestan las relaciones entre ocho personajes; a partir de conversaciones en apariencia inconsecuentes, el diálogo ágil permite cambios de tono: la comedia adquiere una densidad dramática aplastante y al espectador le entran ganas de no estar presenciando la escena (aunque a la vez la agradece por el alcance de las reflexiones que sugiere). La obra tiene muchos diálogos contundentes para incluirlos en memes o tallarlos en bronce, como el que da título a esta columna, por ejemplo.

«En el teatro encontré el medio más eficaz para hablarle al público», comenta Jandro, «pues la escritura escénica va creándose, en mi caso, a la par del texto». Hasta ahora, él ha sido el único en montar sus seis obras, entre las que destacan: Lucía de lo extraño (2013); La chica que se robó la Torre Eiffel (2010), una pieza surrealista sin voces; y ¿Mujer espías?… Alma Adulterada (2009), un monólogo de corte cabaret.

El trabajo de estos dos dramaturgos se ha presentado con cierta frecuencia en Monterrey. Ambos son jóvenes y han acumulado experiencias locales y nacionales. Sus obras están cargadas de silencios significativos, juegos de luces, riesgos dramáticos, música, y la voluntad de experimentar manteniendo las convenciones elementales. En los textos de ambos está el ímpetu de los que asumen la escritura como un campo creativo infinito.


Autores
(Monterrey, 1982) es autor de las novelas El polvo que se acumula en los objetos (Editorial Acero, 2012) y La ilusión del caos (edebé, 2015). En 2014 fue becario del PECDA Nuevo León. Actualmente es profesor de literatura en Prepa Tec y director de Resortera.mx, una iniciativa para impulsar la escritura de autores jóvenes.