Tierra Adentro

En busca del tiempo perdido

Retrato de Marcel Proust por André Szekely. Imagen de dominio público.
0 516

En los aparadores de las librerías apareció en 1923 La prisonnière, el tomo más reciente, en ese momento, de En busca del tiempo perdido —otras traducciones la presentan como A la busca del tiempo perdido—.
"Tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte", Georges Pierre Seurat (1884–1886). Obra de dominio público, recuperada de Wikimedia Commons.
0 622

La lectura, para quien la practica como si se tratara de una natural actividad del cuerpo, construye siempre una biografía paralela.
0 799

Entrando a mi casa, en una mesa a la vista de todos, está un volumen maltrecho de Infinite Jest de David Foster Wallace.
0 2875

  En el balneario normando de Rivebelle, Marcel conoció a Elstir.