Tierra Adentro

La obra del fotógrafo Narciso Contreras es una dolorosa ventana a vidas que se niegan a morir en el anonimato. «Nadie debe morir en vano ni en el olvido. Y aunque cada fotografía sea una cicatriz, también es una correspondencia que mantengo con la realidad que retrato, con las personas, con el ambiente, con la época», explica. Y es que es cierto: su trabajo lo ha llevado a entablar un diálogo con las facetas más extremas de la humanidad, la muerte y los enfermos en países en guerra. Quizá por eso Narciso repita tanto ciertos temas cuando nos habla sobre su trabajo. «El mundo se convirtió ante mí en el campo de batalla del alma por realizar el significado de su ser. Las batallas se pierden o se ganan, pero el alma buscará, por naturaleza, alcanzar su propia realización». Aunque parezca lo contrario, ser testigo del mundo no es un oficio fácil. Por eso, en la breve selección de piezas que hicimos para estas páginas, podemos encontrar todo tipo de imágenes. Desde personas en el suelo, dormidas, cobijadas sólo por la idea de una nación, hasta escenas llenas de gritos ahogados, de paisajes que igual son fachadas de edificios destruidos o casas blancas, espacios para la paz, la convivencia y el sueño. Contreras da cuenta del salvaje sufrimiento, de la pena, de la soledad y la angustia, pero también de la esperanza, de la solidaridad y de algunos, los menos, destellos de alegría y amor.

 JGM

In this Tuesday, Sep. 17, 2013 photo, an opposition fighter rests inside a cave at a rebel camp in the Idlib country side, Syria. (Photo/Narciso Contreras).

Un simpatizante de la oposición descansa dentro de una cueva que funciona como base rebelde en Siria. Septiembre 17 del 2013.

Rebel fighters belonging to the Javata Harria Sham Qatebee watch over the enemy position during skirmishes at the first line of fire in Karmal Jabl neighborhood, district of Arkup, at the northeast of Aleppo CIty.

Luchadores rebeldes del Javata Harria Sham Qatabee vigilan la posición enemiga durante una pelea en el primer frente de ataque.

In this Sunday, Nov. 04, 2012 photo, a rebel fighter belonging to the Qatebee Sokor Al-Islam claims for victory after he fires an RPG over a building where Syrian troops loyal to President Bashar Al-Assad hide while they attempt to gain terrain forward the rebel lines during heavy clashes in the nearby Qastal Al-Harami battlefield in the Jdeide district of Aleppo, the Syrian's largest city. (AP Photo/Narciso Contreras).

Un luchador rebelde del Qatabee Sokor Al-Islam proclama victoria después de disparar a un edificio donde se escondían tropas leales al presidente Bashar Al-Assad. Noviembre 4 del 2012.

La noche cae sobre una base rebelde en Aleppo. Se alcanzan a ver los edificios, entre ellos el hospital Al-Shifa, destruidos durante un ataque aéreo que ocurrió la semana anterior a la toma de esta fotografía. Noviembre 29 del 2012.

La noche cae sobre una base rebelde en Aleppo. Se alcanzan a ver los edificios, entre ellos el hospital Al-Shifa, destruidos durante un ataque aéreo que ocurrió la semana anterior a la toma de esta fotografía. Noviembre 29 del 2012.

Una familia reubicada es vista en un refugio en Al Okashiah, por los límites de Beni Hassan en la provincia de Hajjah, mientras la pelea se reanuda intensamente en la frontera de Haradh, bajo control de la insurgentes Houth y sometida a bombardeos por parte de la coalición saudi en el noroeste de Yemen.

Una familia reubicada es vista en un refugio en Al Okashiah, por los límites de Beni Hassan en la provincia de Hajjah, mientras la pelea se reanuda intensamente en la frontera de Haradh, bajo control de la insurgentes Houth y sometida a bombardeos por parte de la coalición saudi en el noroeste de Yemen.

El campo Je Gau Pa IDP, al noreste del estado de Kachin, es uno de los refugios temporales más alejados y sufre de condiciones duras y pobres. Este lugar da refugio a dos mil personas de los alrededores de la ciudad Maiya Jang.

El campo Je Gau Pa IDP, al noreste del estado de Kachin, es uno de los refugios temporales más alejados y sufre de condiciones duras y pobres. Este lugar da refugio a dos mil personas de los alrededores de la ciudad Maiya Jang.

Jóvenes burmeses de diecisiete añoos cubren su rostro para evitar ser reconocidos mientras están en custodia. Ellos fueron forzados a volverse soldados del ejército burmes, pero escaparon tan pronto vieron la oportunidad. Ahora son desertores sin oportunidad de regresar a casa.

Jóvenes burmeses de diecisiete añoos cubren su rostro para evitar ser reconocidos mientras están en custodia.
Ellos fueron forzados a volverse soldados del ejército burmes, pero escaparon tan pronto vieron la oportunidad. Ahora son desertores sin oportunidad de regresar a casa.


Autores
(Ciudad de México, 1975) estudio filosofia y fotografía. Empezó su carrera como fotoperiodista en 2010. En 2012 hizo su primera incursión a Medio Oriente, desde donde cabria la guerra en Siria. Una de sus fotos en ese periodo lo hizo merecedor del premio Pulitzer en 2013. Su trabajo ha aparecido en publicaciones como TIME, The Guardian, Der Spiegel y El País, entre otros.
Similar articles