Tierra Adentro

Cárcel

0 953

Una mañana cualquiera, ya entrado el segundo año de peste, cientos de Sinbads yacen sobre las camas revueltas; otros no han despertado del sueño de los justos, las marcas se bifurcan y luego se erigen desde las capas de mugre.
0 1336

El tiempo rueda despacio, mi querida María, tan despacio que parece que no se mueve.