Tierra Adentro

Poesía terror

0 3537

      A media noche, aterrado, débil y ponderando extraños tomos de vetusto folclor olvidado—  se mecía mi cabeza, casi en siesta, cuando una aldabada sonó, como de alguien llamando a la puerta de mi habitación.