Tierra Adentro

Constante golpeteo

0 9010

Cierta vez mi abuela me habló por teléfono, el tiempo pareció no ser suficiente para ponernos al día con nuestras vidas y a mitad de nuestra charla comentó: —Vaya, ya empezaron a martillar otra vez.