Tierra Adentro

Kuri-Kuri Pa mi imaká

¿Msr´pohe? ¿Ñukuechú msr´pohe? Miú, ñey ñikunabú.

¡Msr´uar e mi imá sneuly wasab ibuly jnal mt ´tiuch! ¡Mi imá m´mat jnal á ñijachum mt´tiuch Pa ichmach Kuri-Kuri! Srúarchú m’eeb mi imá ñum mt´tiuch mat o´tuch o ‘o chamká. Ñetum tiñabum, ñiká sr´machú msmab mknabú, chumach e Já ñiká sr´machú msmab sal mjab, msr´mach ikiagua o mi imá ñamnmie kiá. ¿Sr´uarpay Kuñmi? E ¿tsr´a chkás? Sr’uar yak sr´alá yum mt´tiuch michmach. Yimach tsr´a chkás á bupar uly ksr´pó háy michukunauw sneu mi imá ikiagua.

Ksr´uarpá wamsr´ibé, mchamumusó Ksr’uarpá ñus mischkúar machy pay micha ñumischmachú mt´tiach, ksr´uarp hay r´u ´uy. Say sr´rpotenk ñukuejkeujá, sachi Xumsr´i chu ´ub Paitum mukunauchú. Sachi ña ñijab pay sr´uarch, tiññab sr´ublui, tiññab sruar kioché, bschkuar ñiim taam, ñaá chpak yiu pay buir. 

¿Tsr´a chkás miu ichmach?

Bailar Kuri-Kuri

¿Lo conoces? ¿Sabes qué es? Ven, te platico.

¡Qué belleza mirar y aprender a bailar al ritmo del jnal! ¡Hace que tu alma y cuerpo con tus pasos de baile respondan al canto en las fiestas de Kuri-Kuri! Escuchas infinidad de ritmos, cantos y sonidos al color del fuego. Esas noches de verano, tendrás como invitado comida, agua y si te cansas un espacio donde podrás dormir o igual amanecer bailando. ¿Es ritmo Kuñmi? Adelante y atrás, sigue al cantante. ¿Es ritmo Tsr´a chkás? Danza de pajarito o doble paso, enseña y bien lo que sabes. Brinca al bailar y enseña a las jóvenes que enseguida que aprendan te retarán. Recuerda al cantante, que reirá si pierdes el compás o también mirarás gusto en sus ojos si danzas acertadamente. Sin saber cómo pasa la marcación de las horas, sin tener reloj, mis ancestros lo sabían al mirar las estrellas. Y es que todo comienza en la metida del sol, pasas por la media noche, la madrugada, el canto del gallo, cuando viene aclarando y estas atrapada en la salida del sol.

¿Bailarás danzas de “pajaritos” si te invito?

Sr´uar Pakuriak sr´uarú

Ñe jmañuly ñe sruarñú ñe Npo ñischkunawu pa cuauwú sr´uarsñiú Pa Ipai, pakuriak chuwichujá ñe cos sr’rpotenk miuchuliy schkuitém. Ñe npo Juan iksr’ich Chapayt Kuriak sr’pok knab ikiagua, bam cos casr´itulitém hebok pañichkinauga ulitem ká. Vam jkay miak vamía sr´uara jnal may huihám. Msr´poká ij. Pay say sr´uar mí cuinay ñi sr’uar i ´ñe chí chí mik kukuak i´, ¿cal Huamí? Musr´i ñikalhu´achú, ¿caña Huamí? ¿Ñikay Huamé?

Ñe Chapayt wasr´ibá pakuriak chuwichujá wasr´ib schkiuky sr´uarchú. Sr´uar cucuañú ñua ñimat chubluí ñumsr´uar. Sr´uar jumuk um sr´uar ñe Kpay chmí wasr´ib, vam Chapayt pa chkinaú uñuñú, pay tjanú iway há pich sr´ubatay. Ñe npo wañasr´ibká wasr´hiel wihal bua kuam wasr´ib jacañach sí kuá, chuwuoug hé trchach kam mi bak á chuwuoug, tiech chuwuoug, mirick, Jumte Pol ót, Jumte kiu e Jumte ñá. Say sr´uar teuly pañichkunagú, ñechi jmaña unum ñaak chúr o ‘o cuach chakúa sr´uar paiñ chuknaug, ña ñet ká iwil yial hal bua sr´uará paiñ chkinaugá ñikiuch. Wam ñey yemí mat u úb, ñe wasr´ib apaitká sr´uar ñayoká, say kurrulycos pam ñicheb cuatem kurruliy á. Ñe jmaña am miuchuliy cuauhá  ul kasr´pomtem sr´uará pemi sruar´ká nkiuch imak e sr´uar ñuliomuká wañasr´ib kiñum paitum sr´pok i ´ikiagua. Vam musr´i, sá sr´uar, yimak, machy miuchuliy msr´pochtem. Ñe pabiñ kunabú: ¡Im cheb majanu ká!  

Mí Cuinayó, mí cuinayó, mí cuinayó, mí cuinay

Cal Huamí, Cal Huamí, Cal Huamí, Cal Huam

Caña Huamí, Caña Huamí, Caña Huamí Caña Huam.

Cantos con historias

Lo aprendí de pequeña, eran las palabras y cantos Pa Ipai del clan de mamá o de todos los clanes, no lo sé, tampoco pregunté. El abuelo Juan dijo que tenía unas historias que contar, pero esta vez no era igual a las otras historias y cuentos que nos había contado. Esta vez lo hizo cantando con su jnal (bule). “Aprendan”, nos dijo. Cantó Mí Cuinayó, ¿Cal Huamí? Y terminó con ¿Cañahua mí? 

En mi mente aparecieron las imágenes de estas historias, relatos que tienen cantos. Hoy sé que eran fragmentos de vidas de nuestra comunidad en los procesos de tristezas o dolor. La secuencia de estos cantos a pesar de los años aún sigue en mi imaginación, esas enseñanzas se anidaron en mi alma y corazón. Lo recuerdo a él, sentado en su enramada con su taza de café, después de venir de su trabajó en la siembra de frijol, calabaza, sandía, melón y maíz. Él así nos enseñó tantas canciones en los muchos veranos e inviernos que vivió junto a nosotras. Ahora me miro, me imagino que cantamos juntos a pesar de que él hace ya muchas lunas que no está aquí. De niña hilé las palabras y cantos para que nunca se fueran de mí, era una forma de decirle al abuelo que de veras aprendí. Hoy como mujer les regalo estas historias con cantos a los que no alcanzaron a conocer, imaginar ni grabar en la memoria del corazón el gran regalo que el abuelo nos dio. Les digo: ¡Escúchenlo!

Mí Cuinayó, mí cuinayó, mí cuinayó, mí cuinay

Cal Huamí, Cal Huamí, Cal Huamí, Cal Huam

Caña Huamí, Caña Huamí, Caña Huamí Caña Huam. 

Ñaá 

Ñe yuñaá spakuhé. Pakurkiaká ñub ib sal ñet pach ñecha musrí tibbum, ñaá e jahak chaoh, Jaspuy paim Pa Ipai pawí. Miabkiak pawí ha paitum pa é, jaha Jajuil kubtaya, sachi sr´poch Miabkiak srúara, ñisa chaján pa wach t ´torrum matiow i bam ñisay chaján, wach, sr´itum Sr´umul pa é mul pa é Jaspuy paim Pa Ipai ñematcha pa ñié Xajtubjool iksr´ich, ñajabú hé.

Ña kabuhá Miabkiak yob, Miabkiak cubtech Chapayt paitum kiob. Maatá Kuí milpú wuchpach ik unú, buaar mley pir nmack. Miyimpuck wuchpach ikunú buar. Srálk sr´apa wuchpach ikunú buar, srál tubuach mley kulik pich.

Ñiaká cuacha yaham wuchpach yahay pil, ñubiuso jipeuly pich pa tuch pa hay sr´unun jipechtem ruy ulim chab rab u´u.  Pahe kunú chubuar unut luí ha k´kach pa btar ikiagua, luí ha mat a kuiug pay ñia ha btum btum chkpá. Yus kual hay wasr’ib hay ñisa ha maat a ñur tiññurchuly kual ha pil buir cuas ká.

Ñaá (sol)

Yo vengo de donde nace el sol. Dicen mis ancestros que somos lo que concibió la primera mujer, que fue inseminada por el sol y gotas de agua de manantial que hizo a la gente Pa Ipai. Miabkiak el gran creador acomodó a las personas en sus territorios, las grandes aguas del río son testigos del canto que hizo dios para acomodar los clanes en las tierras que serían su hogar. Nombrando a cada pueblo, y nombró al Jaspuy paim Pa Ipai, dándole la tierra que se llama xajtubjool, agua caudalosa, donde se mete el sol.

La luz del sol fue creada por dios, el más poderoso. Lo formó en su cuerpo y trató de sacarlo por su ombligo, pero no pudo, solo le dejó la cicatriz. También lo quiso sacar por las rodillas y tampoco pudo. Intentó con cada dedo de sus manos y solo quedaron los nudillos como cicatriz. 

Finalmente lo saco por la boca, pero le quemó los labios, aun así el sol quedó tan cercas que quemaba. La gente asustada no se arrimaba porque hacía mucho calor. Trataron de subirlo más arriba, pero no pudieron, hasta que le pidieron a luí (la víbora) que les ayudara, esta estiró su cuerpo y subió el sol poco a poco. Su piel aún guarda recuerdos de eso al tener líneas debajo de su cuerpo formadas como una escalera y la piel amarilla y quemada.